Cuando tomamos una decisión debemos hacerlo teniendo en cuenta todo lo que supone, tanto para bien como para mal. Es algo que justamente he aprendido hoy; decidir siempre lleva asociado rechazar algo.

El miedo es el mayor enemigo de las decisiones, pues como seres humanos tenemos una mente que nos hace tener arraigo por todo lo que nos rodea y en lo que trabajamos.

Este blog tiene muchas horas de trabajo: fotografía, redacción, investigación...Y muchas más horas en esfuerzo e ilusión de todas las personas y marcas que han colaborado conmigo en el viaje y confiado en mi trabajo.

Bien, pues es momento de echar el freno, meditar y sopesar si merece la pena seguir con este espacio.

Me ha dado muchas ilusiones pero a día de hoy no dispongo de tiempo para seguir manteniéndolo actualizado y no hacerlo supone un lastre en mi moral. Para hacerlo mal, mejor no hacerlo.

Por todos estos motivos el blog queda pausado hasta próximo aviso. Tal vez, con suerte, me encuentres por Instagram cotilleando lo que tanto me gusta; la cosmética.

¡Hasta pronto!